Responsables

¿Tienes entre 21 y 50 años, vives por Las Rozas y te gusta la educación y los valores scouts?33272201

Si es así, buscamos gente como tú. Estamos creando el grupo scout y necesitamos responsables que acompañen a los chicos en sus reuniones y actividadades:

Presentación-Voluntarios-Grupo-Scout-La-Merced

 ¿Nunca has sido scout?

No te preocupes, no es necesario.

Te formaremos en todo lo necesario sobre el movimiento. Tenemos ya definido el Programa de Jóvenes con sus objetivos y valores para poner en práctica.

Además, no estarás solo. Todos los responsables trabajan juntos por unidades de chicos (grupos de edad similiar) y existe una organización de apoyo en todos los aspectos.

 ¿Por qué a partir de 21 años?

Para acompañar experiencias es necesario haberlas vivido y comprenderlas desde el punto de vista de quien ya las ha integrado y a partir de ellas ha sido capaz de elaborar un proyecto de vida estable, en coherencia con el cual desarrolla su ser responsable con el objetivo prioritario del servicio a los demás.

Salvo raras excepciones, es raro encontrar una persona entre 18 y 20 años que alcance este nivel de madurez. De hecho, lo habitual es encontrarla entre los 25 y los 45 años. Esta es la razón por la que el Programa de Jóvenes sitúa el comienzo del servicio como responsable a partir de los 21  años.

Un responsable adulto no necesita que el Movimiento Scout le ofrezca un programa, porque ya no tiene la necesidad de ser acompañado educativamente. Tampoco, por ello, necesita protagonizar la actividad scout, por lo que dejará mucho más espacio para que el verdadero protagonista sea el niño o el joven. Así mismo, su ser responsable no consiste en cubrir una etapa más, sino en desarrollar un servicio con una mayor vocación de estabilidad.

Un responsable identificado con los valores del Movimiento Scout

Ser responsable supone tener asumidas en la propia vida las opciones del Movimiento para poder educar a partir de su ejemplo, esforzarse por ser una persona íntegra, un ciudadano responsable y un cristiano comprometido. Junto al respeto mutuo y al establecimiento de vínculos emocionales positivos, la acción educativa de cada responsable con los niños y jóvenes se apoya en su ejemplo personal, que constituye su herramienta fundamental.

Por eso es necesario que su sistema de valores sea estable y se concrete con claridad en su vida cotidiana. Esta estabilidad sólo puede ser fruto de haber tomado opciones maduras, de no tener la sensación de estar en permanente transición, sino de haber alcanzado ya unas bases sólidas y permanentes sobre las que ha fundamentado su vida.

El hecho de que el responsable haya sido o no scout, no tiene porqué ser relevante. El responsable no es un scout adulto, sino un adulto en el Escultismo, una persona con valores sólidos y permanentes que coinciden objetivamente con los valores del Movimiento, que encuentra en el Escultismo Católico una herramienta válida para desarrollar un servicio a los demás.

Un responsable con una clara vocación educativa

Para ser Responsable es necesario tener vocación educativa, estar dispuesto a trabajar en equipo junto con otros adultos y a formarse para poder realizar su labor cada día mejor.

ser un educador significa ser capaz de evaluar los deseos y necesidades de los jóvenes, comprender y concebir objetivos educativos, y dominar la relación entre los objetivos educativos y las actividades.

Un responsable comprometido

Ser responsable es adquirir un compromiso con la sociedda, con las personas que viven en el barrio o en el pueblo concreto en el que desarrolla su labor, especialmente con los niños y jóvenes a los que acompaña y con sus padres, máximos responsables de la educación de sus hijos, de quienes es un colaborador.

También es adquirir un compromiso con el Movimiento  Scout, a nivel local, diocesano, regional, nacional e internacional, y con los demás adultos que desarrollan un servicio en él, especialmente aquellos con los que trabaja mano a mano en un mismo equipo.

Por último, ser responsable es comprometerse con la Iglesia, porque desarrolla su tarea en su nombre y con su confianza, especialmente la de la Comunidad Cristiana de la que forma parte su Unidad, que ha apostado por el Escultismo Católico como forma de desarrollar parte de la misión que tiene encomendada

33337441 (1)